Posteado por: JLeoncioG | 29 mayo, 2012

Esencia americana

William Carlos William
Antología Bilingüe

J.M. López Merino, Trad.
Alianza Editorial
240 páginas
2009

El verano, más allá de si uno disfruta de vacaciones o no, es un buen tiempo para la lectura. Desde hace muchos años me he puesto como objetivo en estos meses cálidos, no sé muy bien por qué, rescatar de mis estanterías algún libro que me haya gustado, leído hace algún tiempo, y disfrutarlo sentado a la sombra de las tardes o quizás cerca de una ventana cuando ya ha caído la noche y se oyen (en el mejor de los casos) los grillos. Este año he decidido releer la poesía de William Carlos William, toda vez que Alianza Editorial ha publicado una Antología Bilingüe seleccionada, prologada y traducida por Juan Miguel López Merino. Las otras ediciones españolas de poesía son difíciles de conseguir en la actualidad.

Situándonos en ese escenario del que hablaba, demasiado idílico quizás, de tardes veraniegas, brisas cálidas, grillos o ranas, estos poemas se conforman como una lectura agradable, cargados de simbología y al mismo tiempo construidos con sencillez y un lenguaje común. Recomiendo a los no-iniciados en poesía dejar por un momento a Benedetti y comprar este volumen. La posibilidad de leer estos poemas en edición bilingüe facilita mucho su comprensión y permite interpretaciones diferentes por poco inglés que uno sepa. El trabajo del traductor se muestra menos “traidor” en este tipo de traducciones en las que el lector se halla mucho más cerca del propio poeta.

William Carlos William es quizás uno de los principales exponentes de la poesía norteamericana de mediados del siglo XX. Médico de profesión dedicó parte su vida (la profesional) a los demás; y la otra parte a mirar introspectivamente al exterior y reflejarlos en poemas certeros, sencillos pero cargados de un gran poder reflexivo. La poesía de Carlos William es un bello cuadro realista norteamericano, quizás visible en el estilo de Eduard Hopper, o hasta, mucho después en Jack Vettriano, o en los cuentos de Raymond Carver, e incluso de la narrativa de Piliph Roth (si me apuran). De formación estadounidense y europea (estudió en Alemania) Carlos William destila en estos poemas selectos una pesada carga norteamericana en los tipos (los escenarios, la luz, el aire), tras de ellos lo que se percibe son hombres y mujeres, sentimientos comunes a cualquier nacionalidad o ubicación. Ciertas evocaciones a Ezra Pound, Elliot e incluso a Stevens también son patentes en sus versos, pero quizás esos sean apuntes más complejos que no vienen al caso en la sencilla recomendación de la lectura veraniega de estos poemas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: