Posteado por: JLeoncioG | 22 mayo, 2012

Los detectives fiscalizando mentes

Roberto Bolaño
‘Los detectives salvajes’
Compactos Anagrama, 2002

México no más. Así podríamos titular la reseña de esta novela. Pero aún avanzaremos un poco. Bolaño no más. Y nada menos. El escritor chileno moría en julo de 2003, aquejado de una enfermedad hepática que puso dolor a sus últimos años. Hoy recomendaremos esta novela, porque la obra, ganadora entre otros de los premios Herralde y el Rómulo Gallegos, considerado el Nobel de Latinoamérica, ya se lo merece sobradamente.

Poetas perdidos, hippies olvidados, putas, camareras, niñas ricas y niños pobres, bohemios trasnochados y copas de tequila se agitan bajo el cielo enfermizo del DF. Escritores ocultos en las rémoras de la indiferencia cultural hispanoamericana. Los detectives salvajes es el mostrador de una nueva perspectiva de la América redescubierta: despertamos del boom, aquel famoso de realismo fantástico, y encontramos una sociedad rancia y amarilla que esconde muchas falsedades, amenazas y muerte; y pocos espíritus, mujeres que vuelan y almas agradecidas o condenadas a la eternidad.

Hay quien ha dicho, el mismo Jorge Edwards por ejemplo, que esta obra es la Rayuela de los 90; y hay quien no pasa de considerarla una simple novela de aventuras (estrechez de miras en este caso), sin embargo no podemos obviar su carácter transgresor que mezcla ambientes y personalidades, y que combina personajes faltos de contenido psicológico con otros que rezuman literatura y poesía. Por otro lado se nos propone también una auténtica aventura con rasgos de película del cine negro de los cincuenta, llena espacios oscuros y personajes poco recomendables.

Obra coral, se nos propone como un gran fresco donde todo tiene cabida, desde el dolor más cruel hasta el humor más mordaz. Este texto es el análisis de una contracultura americana que arremete contra los tópicos y academicismos producidos por algunos autores estrictamente reales.

En un viaje dantesco, los protagonistas se adentran, cabeza por delante, al infierno que supone el desierto de Sonora, en busca de una poetisa olvidada (¿real o imaginaria?), madre y mentora del movimiento poético que ellos mismos defienden: el realismo visceral. Viaje que trasciende del propio México y se alarga por Nicaragua, EEUU, Francia, España, Austria, Israel y algunos lugares de África.

Los detectives salvajes andan por esos mundos fiscalizando mentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: