Posteado por: JLeoncioG | 2 abril, 2012

Periodistas y políticos

Por Leoncio González
Robert Penn Warren
Todos los hombres del rey
Anagrama
731 páginas
2006

Todos los hombres del rey es la novela ganadora del premio Pulitzer de 1946. Hace algunos años Anagrama reeditó este título, que ya había publicado en español por primera vez en 1984. En ella se narra la biografía de un personaje ficticio – inspirado en uno real según dicen todos los críticos e incluso llegó a admitir Robert Penn Warren, su creador- llamado Willie Talos, gobernador del estado de Louisiana (EEUU) en los años treinta del pasado siglo.

La historia, truculenta fábula, la narra en primera persona un periodista que es contratado por Talos como cargo de confianza, y en ella se pone de manifiesto que la corrupción política, lejos de ser nueva, es una ocupación humana inherente a su propia condición.
Robert Penn Warren consiguió con esta novela ponerse a la altura de los grandes novelistas que lo habían precedido en la literatura norteamericana del XX. Estamos ante un texto quizás más antropológico que literario, pero acaso una novela fundamental en estos días de corruptelas políticas y de excesos de cargos de confianza en los despachos políticos. La novela habla de corrupción política, pero también de relaciones sociales, de amores, odios, olvidos, acuerdos y desacuerdos. E incluso el autor se permite el lujo de insertar otra historia dentro de la principal (a modo de relleno) muy a la moda en aquellos años.

En 2006 Todos los hombre del rey fue llevada al cine por Steven Zaillian, con un ambicioso reparto (y con más pena que gloria), en el que se encontraban nada menos que Sean Penn, Kate Winslet, Patricia Clarkson, James Gandolfini, Anthony Hopkins y Jude Law, en una versión remake de El político de 1949, esta sí, ganadora de varios Oscar aquel año. Sin duda, se trata de una historia digna de ser llevada al cine, no obstante la complejidad que encierra y el amplio elenco de personajes hace que la novela sea, como en muchas ocasiones, bastante más recomendable que cualquier película o interpretación cinematográfica.

Más allá de eso tampoco esperen leer la “gran obra americana”, ni como muchos han apuntado un producto digno de Faulkner. Se trata de un libro interesante, quizás demasiado ambicioso en extensión y que aporta buenos trucos literarios y personajes bastante perfilados. En Todos los hombres del Rey los actores se llaman Willie, Jack, Byram, Tom o Lucy, y son gobernadores, periodistas con sombrero ladeado y divas con tacones, faldas estrechas y cigarrillos en la mano, pero creo que en ellos se pueden reconocer nombres más cercanos (en tiempo y lugar), trajes de alta costura, regalos, y licencias urbanísticas ¿les suena de algo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: